Creando a Matisse

Autor: Michelle Nielsen

Nº de páginas: 220

Editorial: Autor-Editor

Sinopsis:

De la coautora del libro In service de Wayne Dyer, este libro es…La historia de cómo una madre, usando las leyes espirituales cuánticas, manifestó la curación de su hijo de un severo retraso, daños neurológicos y problemas de vinculación.Se trata de un proceso simple y práctico que puedes usar para manifestar absolutament e cualquier visión de naturaleza material, emocional, espiritual o altruista, para ti mismo/a o para otros.Un «Entrenamiento básico» en las técnicas empleadas por los grandes Maestros Manifestadores como Oprah Winfrey, Pau Casals, Tina Turner y Nelson Mandela para realizar sus sueños y fortalecer a otros para que pueda hacer lo mismo. Finalmente, también descubrirás El Sistema que gente de todo el mundo está llamando «La Guía del Usuario para El Secreto».

Amazon

No quiero ponerme en plan destructora de mundos con este libro porque sé que hay gente que se cree estas cosas, pero es que no hay por donde cogerlo…

Es de esta corriente que hay desde hace unos años que te pretende convencer de que cualquier cosa que quieras la puedes conseguir con el pensamiento “pide y te será concedido”. Seguro que habéis visto el documental de “El secreto” y al genio de la lámpara.

Que no es que piense que no puedes conseguir todo lo que quieres si te centras en ello, pero es que esta clase de “manuales” dejan de lado algo muy importante: el esfuerzo. Primero tienes que tener claro lo que quieres y luego ir a por ello, sin que te importe lo que piensen los demás. Pero ir a por ello no es escribirlo en un papel y leerlo todos los días, es buscar estrategias para conseguir estar cada día un pasito más cerca de tus sueños.

Y esta gente te intenta vender que todo es tan fácil como sentarte en tu casa y pensar que tienes un ferrari para que a los tres días lo tengas en la puerta ¡venga ya! Lo siento pero no, el esfuerzo está ahí, el trabajo está ahí y cuando las cosas empiezan a salir si es cierto que todo parece que viene rodado, pero para que todo venga rodado hay que trabajar un montón primero. Es la recompensa al esfuerzo, no la recompensa a haberlo pedido al universo.

Por eso este tipo de “pide y te será concedido” me tocan tanto las narices, porque no tienen en cuenta que hay que trabajar, solo hay que pensarlo a diario y no perder la esperanza. Y os aseguro que si os quedáis en vuestra casa sentados pensando en vuestro ferrari ese ferrari no va a llegar a menos que decidáis mover el culo de la silla y actuar en consecuencia.

Nunca se sabe por donde va a llegar el ferrari, pero si trabajas llegará, tarde o temprano y sin necesidad de escribirlo a diario en un papel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: