La chica que dejaste atrás

Autor: Jojo Moyes

Nº de páginas: 528

Editorial: SUMA

Sinopsis:

En 1916 el artista francés Édouard Lefèvre ha de dejar a su mujer, Sophie, para luchar en el frente. Cuando su ciudad cae en manos de los alemanes, ella se ve forzada a acoger a los oficiales que cada noche llegan al hotel que regenta. Y desde el momento en que el nuevo comandante posa su mirada en el retrato que Édouard pintó a su esposa nace en él una oscura obsesión que obligará a Sophie a arriesgarlo todo y tomar una terrible decisión.

Casi un siglo más tarde, el retrato de Sophie llega a manos de Liv Halston como regalo de boda de su marido poco antes de su repentina muerte. Su belleza le recuerda su corta historia de amor. Pero cuando un encuentro casual revela el verdadero valor de la obra, comienza la batalla por su turbulenta historia, una historia que está a punto de resurgir, arrastrando con ella la vida de Liv.

Amazon

Este libro podría titularse “como odiar a Jojo Moyes y todo lo que escribió anteriormente en 528 páginas o menos”, porque si, eso es lo que me ha pasado… pero como además soy masoquista he leído otra cosa suya, pero de esa ya os hablaré mañana o pasado y os contaré por qué llegué a leer algo más.

Lo peor no es el libro en si, que es muy malo, no nos engañemos, lo peor es que me ha hecho ver a la autora desde una perspectiva totalmente distinta y eso me ha hecho ver su libro más famoso con otros ojos. En su momento me encantó y ahora me lo leería solo para criticarlo ¿era tan bueno como me pareció? Porque en mi caso no me dejé llevar por la moda, no tenía ni idea de que iban a estrenar peli y de que era el fenómeno del momento.

Pero bueno vamos a este libro que es de lo que trata esta reseña. La sinopsis dice que nos lleva a 1916, en plena primera guerra mundial y que además de eso tendremos una historia en el presente porque un elemento de esa primera historia ha llegado a nuestros días ¿en quien piensas? En Kate Morton, la experta en traer el pasado al futuro y trazar un mapa que termine uniendo las dos historias. Los que me conocéis sabéis que adoro a Kate Morton, a pesar de Las horas distantes, que es una de mis escritoras favoritas y que me engancho a sus mujeres del pasado que se conectan con las mujeres del presente ¿cómo no iba a tener ganas de leer este libro?

Además tuve la suerte de ganarlo en un sorteo de facebook ¿o no fue tanta la suerte? porque después de leerlo no estoy tan segura, pero al menos lo he leído gratis, que es bastante probable que lo hubiera terminado comprando con esas promesas de su sinopsis. Pero si, en realidad fue una suerte haberlo podido leer gratis.

El libro empieza mal, muy mal, empieza en octubre de 1916 en un pueblecito del norte de Francia y cuando empiezas a tratar de meterte en la historia no puedes evitar pensar si has leído mal, si no están en 1916 sino en 1939 o 40, en la Segunda Guerra Mundial en lugar de en la primera. Habla de la invasión de Francia de los alemanes, de “La Francia libre” y todo el rato tienes la sensación de que la autora en algún momento de su vida ha oído campanas pero no sabe de donde venían. Yo acabé buscando información sobre la Primera Guerra mundial porque no sabía si la equivocada era yo o era ella.

Porque todos tenemos una cultura general de la Segunda Guerra mundial, hemos leído sobre ella, la hemos visto repetidamente en el cine, conocemos el drama de las deportaciones, los campos, los guetos de judíos en las ciudades… pero de la primera hay más desconocimiento y oye, una guerra es una guerra ¿qué más da? “voy a poner esto aquí que seguro que no se dan cuenta”. Casualidades de la vida uno de mis libros favoritos en la historia es de la Primera Guerra Mundial y gran parte transcurre en el Somme, así que a mí las campanas que esta señora había escuchado no me sonaban tan bien.

Pero bueno a pesar de eso seguí con él, me costó, porque el marco histórico es terrible y porque utiliza la guerra como excusa para meter una historia de amor moñas que ni siquiera tiene gracia y en la que, como siempre, deja a las mujeres a la altura del betún. Dos mujeres que tienen un hotel en ese pueblecito, un comandante que se enamora de una de ellas porque la ve en un cuadro ¿qué ahora está pasando hambre? da igual, la belleza es la belleza y es eterna, aunque no comas y tu ropa te quede grande. Prisioneros de guerra caminando por el campo con trajes de rayas y en los que casi podías imaginarte las estrellas amarillas. Soldados alemanes saqueando el pueblo, viviendo en sus casas y sometiendo a sus habitantes. Además a los pocos que describe eran rubios y de ojos azules, que cosas… muy nazis todos en un momento en el que no había nazis.

Aunque dentro de lo malo y de que te parece que estás leyendo una historia de la Segunda Guerra Mundial en lugar de la primera esa parte no es tan horrible, el remate llega en la segunda parte, en el presente.

Allí está Liv Holsten, una viuda que vive del aire porque, aunque su marido era millonario, tras su muerte ella se queda con una mano delante y otra detrás, con un piso carísimo en el centro de Londres y sin un trabajo serio, no sea que una mujer de Jojo Moyes que tenga un trabajo serio se vaya a creer que es capaz de valerse por si misma en la vida y no vaya a necesitar a un hombre que la rescate. Y ahí es donde vi el reflejo de Lou y donde Yo antes de ti empezó a hacerme aguas por todas partes ¿no estábamos leyendo sobre el mismo personaje? Incapaz de mantener un trabajo, se cree inútil para todo, no es capaz de vivir sin la ayuda de un hombre y en el caso de Lou se aferraba a su novio y Liv (si hasta tienen nombres de tres letras) se aferra a su marido muerto.

¿Y que ha llegado a las manos de Liv diez años atrás? El famoso cuadro por el que se enamora el comandante de Sophia, que no sé si he dicho que se llamaba así, pero ella no sabe que es Sophia ni la procedencia del cuadro, para ella es lo último que le queda de su marido además de una casa de cristal en la que vive porque le parece que si no lo hace le está traicionando.

Como es una mujer patética y triste acaba en un bar gay bebiendo como una cosaca y allí conoce al príncipe al rescate. Una escena muy surrealista con un bolso y con 200 libras que te deja clarísimo que es el príncipe al rescate. Él la ha visto allí triste y sola y sabe que necesita de su auxilio y desde ese momento, aunque no te lo dicen expresamente, ya sabes que su meta en la vida va a ser conseguir devolverle la felicidad (¿no os suena todo muy a la chica del tranvía?). Pero él, Paul creo que se llama, resulta que trabaja recuperando obras de artes robadas por los nazis y, casualidades de la vida, les llega una reclamación sobre ese cuadro que fue robado durante la primera guerra mundial y volvió a desaparecer en la segunda.

Y claro ella no se puede separar del cuadro y los que lo reclaman ya te dejan claro que lo hacen para venderlo porque se ha revalorizado y cuesta tres millones de euros. Ella no tiene donde caerse muerta pero el cuadro lo quiere por justicia divina y de pronto Paul, el que le iba a hacer olvidar a su marido, se convierte en el enemigo porque sino no hay drama.

Hasta aquí puedo leer porque todo lo demás será spoiler y prefiero guardármelo para cuando haga el vídeo en el canal.

Pero bueno, básicamente lo de siempre, que si no me lo pareció tanto con Antes de ti, me lo pareció mucho con Después de ti, donde Lou seguía buscando que el amor la salvara y donde era incapaz de tomar decisiones por si misma sin tener a un hombre a su lado.

Y con las dos mujeres de la guerra pasa algo parecido, todas las decisiones que toman, especialmente Sophie que es la protagonista, las toman por sus maridos que se han ido a la guerra y se sacrifican por ellos.

Podría haber aprovechado y haber hecho una historia de mujeres fuertes durante la Primera Guerra Mundial, mujeres que engañan al enemigo para ayudar a sus vecinos, pero no… se ha limitado a escribir esto.

Así que creo que mi relación con Jojo Moyes ha terminado en cuatro libros, tengo alguno más de ella y supongo que lo acabaré leyendo porque sino será tirar el dinero pero ¿no será leerlos tirar el tiempo? Ya os contaré…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: