La luz que no puedes ver

Autor: Anthony Doerr

Nº de páginas: 644

Editorial: SUMA

Sinopsis:

Marie-Laure vive con su padre en París, cerca del Museo de Historia Natural, donde él trabaja como responsable de sus mil cerraduras. Cuando, siendo muy niña, Marie-Laure se queda ciega, su padre le construye una perfecta miniatura de su barrio para que pueda memorizarla gracias al tacto y encontrar el camino a casa. A sus doce años, los nazis ocupan París y padre e hija tienen que huir a la ciudad amurallada de Saint-Malo. Con ellos se llevan la que podría ser la más preciada y peligrosa joya del museo. En una ciudad minera de Alemania, el joven huérfano Werner crece junto a su hermana pequeña, cautivado por una rudimentaria radio que ambos encuentran. Werner se convierte en un experto en construir y reparar estos aparatos cruciales para los nuevos tiempos, un talento que no pasa desapercibido a las Juventudes Hitlerianas. Siguiendo al ejército alemán, Werner deberá atravesar el corazón en guerra de Europa. Hasta que en la última noche antes de la liberación de Saint-Malo los caminos de Werner y Marie-Laure por fin se crucen. Y sus vidas cambien para siempre.

Amazon

El otro día hablé sobre este libro en el vídeo de los libros de abril y dije tantas cosas sobre él que creo que me he quedado sin ideas para escribir la reseña.

No puedo decir mucho más de lo que dije en el vídeo. Creo que el mayor fallo que tiene son los capítulos tan cortos que te van sacando continuamente de la historia y que interrumpen el ritmo. Además mucha gente me dijo en los comentarios que les estaba pasando exactamente lo mismo y que por el mismo motivo no conseguían avanzar.

Una vez le coges el ritmo si que se avanza rápido y además la historia es interesante, pero hasta que se lo coges cuesta… no puedo evitar preguntarme cuanta gente lo habrá dejado tirado antes de llegar a la parte en la que todo empieza a cobrar sentido. Y a la vez pienso si no me habrá pasado eso mismo con algún libro… que he dejado tirados pocos en mi vida pero alguno hay, quizá sea el momento de volver a dar una oportunidad a El laberinto de la rosa, igual está bien después de todo (que sigo teniendo mis dudas).

Yo creo que agrupando varios de esos capítulos increíblemente cortos en uno y no haciendo que la narración se interrumpiese tantas y tantas veces hubiese ganado mucho, porque no se haría tan pesado y a fin de cuentas estaría siguiendo la misma estructura.

Pero bueno cuando consigues pasar de ahí la historia está bien, cuando las dos líneas temporales se empiezan a alcanzar y cuando empieza a haber conexiones entre ambas ya es mucho más ameno de leer y es mucho más difícil soltarlo (y se te quitan las ganas de estamparlo contra la pared cada tres páginas).

Veremos si Sobre Grace es más de lo mismo, de momento no lo voy a empezar, quiero dejar respirar un poco al autor porque no me veo capaz de leer dos libros suyos seguidos si los dos están escritos de la misma manera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: