Category Archives: Damisela en apuros

Las mujeres que odiaban a los hombres

Existe una creencia popular muy extendida de que el feminismo odia a los hombres, que las feministas queremos, en realidad, erradicar al género masculino, cortarle el pene a todos menos a los guapos, porque a los guapos los tendremos secuestrados en granjas donde les convertiremos en donantes de semen forzosos para seguir perpetuando la especie humana. Eso si, si nacen niños les meteremos en una jaula los primeros años de vida hasta que nos aseguremos que han entendido el lugar que ocupan en el mundo.

Hay una página en The power (que podéis ver mi reseña en vídeo y mi reseña en el blog) muy ilustrativa que habla precisamente de eso, la 191 para ser exactos, donde el fundador de un foro de internet se entrevista con uno de los protagonistas y le dice esto

Solo dejarán vivos a los más sanos genéticamente. Por eso Dios quería que fueran los hombres los que tuvieran el poder. Por muy mal que tratemos a una mujer… bueno, es como una esclava.

Es curioso como en un universo en el que las mujeres tienen un poder real que las pone en una posición de superioridad frente a los hombres se siguen leyendo las mismas conspiraciones estúpidas que se leen en internet hoy día ¿no os parece? En un universo donde si tienen motivos reales para tener miedo siguen alimentando el odio misógino de una forma brutal y creo que es una de mis partes favoritas del libro.

Pero volvamos a esos hombres que odian a las mujeres, ay, no perdonad, es al revés, somos nosotras las que les odiamos. ¿Y cómo demuestran que les odiamos? ¿Cómo demuestran que queremos acabar con ellos porque nos sentimos superiores? Muy fácil, insultando, porque es la prueba irrefutable de que somos nosotras las que les odiamos a ellos y sus insultos, amenazas y deseos de muerte no son para nada misóginos, lo suyo es libertad de expresión, lo suyo es impartir la justicia divina, lo suyo en mantenernos en el lugar que nos corresponde como mujeres que somos. A ver que nos vamos a creer.

Es curioso como este comentario es una respuesta a este vídeo ¿y que hace? Decir lo mismo que digo en el vídeo… porque claro, no vaya a ser que la gente piense que me lo estoy inventando. Si en el fondo lo hace porque quiere hacerme un favor y quiere demostrar que todo lo que digo allí es cierto, que no me lo he sacado de la manga. Es por eso que ha puesto toda esa basura, no porque odie a las mujeres, él nos ama y nos respeta, a la vista está. A todas menos a esas zorras feministas que deberían ponerse a trabajar pero ya ¿qué es eso de perder el tiempo reclamando nuestros derechos? A la cocina, que hay mucho que fregar.

Este también es genial, porque vas a salir más ignorante de lo que ya eras en principio, eres una mujer, a ver si te atreves a pensar que no eres una ignorante ¡todo el mundo sabe que lo somos! Y por si no es suficiente con eso nos sigue ridiculizando porque para eso estamos las mujeres, para que nos ridiculicen, nos traten como si tuviéramos cinco años y nos den palmaditas en la cabeza (ea, ea, ya pasó).

Este me encanta porque su comentario lo entregó por fascículos. Empezó demostrando empíricamente que las mujeres somos menos inteligentes porque eso les gusta mucho, el comentario es bastante posterior a este vídeo, es de hace un par de semanas como mucho, pero curiosamente sigue utilizando esos argumentos aplastantes sobre lo poco que nos ha favorecido a las mujeres la biología. Si es que claro, son tan aplastantes que es imposible refutarlos…

Aquí ya nos dejó claro que su tiempo es valioso y que nos hacía un favor viniendo a perderlo con nosotras que, como pobres mujeres, necesitamos que nos ilumine el camino con su sabiduría. También dejó claro que además de entender de biología también sabía de historia y de teoría de la evolución, si es que es todo virtudes.

Es normal que me mande a estudiar, un erudito como él al que veremos el próximo año aspirando a varios premios Nobel por sus aportes al conocimiento humano. Y claro, la que insulta soy yo, a la vista está, es que yo odio a los hombres… ¿no os habéis enterado ya?

Estoy violando sus derechos, bueno, debe ser la única que cosa que puedo violar ¿no?

Y aquí es ya cuando se le cae toda su erudición y ganas de iluminarnos el camino y se limita ¿a qué? ¿a insultar? No hombre, eso era lo que estaba haciendo yo, porque recordad, nosotras somos las que odiamos a los hombres, a todos y las que queremos acabar con ellos y montar una granja de reproducción asistida.

Argumentos lógicos y aplastantes como los de su compañero de arriba, si es que no sé como no lo vemos… no es tan difícil ¿eh chicas? Es lógica aplastante y lo nuestro son gilipolleces irracionales, como todo lo que sale de la boca de las mujeres. Porque recordad que somos nosotras las que deformamos la realidad a nuestro antojo.

Esto ya a mí se me escapa del todo. Es que como mi cerebro, por biología, está menos desarrollado, soy incapaz de captar las teorías de conspiración judeo-masónicas-homófobas-islamistas-racistas… ya sabéis, eso se deja a las mentes más privilegiadas y esas, compañeras, no son las nuestras.

Esto si lo entiendo un poco más, aquí un experto en comportamiento humano que saca todo mi perfil psicológico en base a tener los likes desactivados.

Pero oye ¿no ha confundido reafirmar con refutar? Que va, seré yo, que no lo pillo…

Ay jo, que bonito, me emociona que utilice la ironía pensando que no lo voy a pillar. Pero me ha costado ¿eh? No os creáis, que tengo ya mi cerebro subdesarrollado echando humo después de tanta sabiduría concentrada en una sola entrada. Es que me lo tengo que dosificar más, que no sé como no aprendo..

De nuevo nos deja claro que las mujeres somos niñas de 5 años y hay que tratarnos como tales ¿cómo decía el del libro ahí arriba? Que somos esclavas ¿no? Que da igual como nos traten porque total solo servimos para un par de cosas, una de ellas limpiar y hacerles la comida, la otra la dejo a vuestra imaginación.

El resumen de esto es: Si sales a la calle vestida así no te quejes si te violan.

A ver ¿no habíamos quedado en que la que insultaba era yo?

Y estos son solo unos poquitos, los más recientes, pero tengo más, muchos más.

Seguro que con esto os queda claro que las mujeres odiamos a los hombres, os queda clarísimo ¿verdad? Porque es imposible que alguno de estos personajes odie a las mujeres, solo nos quieren meter en vereda, que a ver que es eso de ir por ahí reclamando respeto, a ver que es eso de querer que nos traten como a un igual, si no somos iguales, somos inferiores y eso lo sabe todo el mundo ¿qué nos habremos creído?

Y para cerrar creo que os voy a dejar otro pequeño párrafo de The power, porque es bastante ilustrativo.

Todo hombre que no tenga una hermana, madre, esposa o hija  o además parientes que puedan registrarlo debe informar en comisaría, donde se le asignarán trabajos forzados, encadenado a otros hombres, para la protección del público. Todo hombre que viole esas leyes será sometido a la pena capital.

Pst, una pista: Invertid los papeles a ver si el párrafo os molesta tanto o lo veis tan extraño ;).

Estoy pensando que quizá debería también invertir el título de mi entrada, pero no, que va, es solo una ilusión de mi pobre cerebro subdesarrollado.

Besitos y unicornios para todos.

Sábado de lectura: The Power

Creo que no me voy a cansar de recomendar este libro, os lo dije cuando os lo enseñé y eso que todavía no lo había leído y lo vuelvo a repetir ahora. Si os ha gustado El cuento de la criada y estáis buscando lecturas relacionadas no os podéis perder este libro.

Una de las lecturas de 2017, seguro, y eso que todavía nos queda medio año.

¿Tomamos un café?: La chica del tranvía

No, no me olvidé el lunes de subir un vídeo al canal, ni me estoy tomando una semana de vacaciones, de lo que me olvidé fue de subirlo al blog. En realidad no, en realidad estaba convencida de haberlo hecho y sé que escribí la entrada… pero no sé que debió pasar con ella cuando le di a publicar y acabo de ver que no salió.

Así que aquí la tenéis, aunque sea con un poco de retraso.

Damisela en apuros: Mansplaining fotográfico

El vídeo de hoy es el tan esperado vídeo sobre mansplaining fotográfico y la verdad es que agradezco mucho poder poner nombre a este tipo de comportamiento, porque antes sabías que estabas viviendo algo que te hacía sentir mal, sospechabas de que solo lo estabas viviendo por ser una mujer pero no imaginabas que pudiera ser un comportamiento global.

Así que yo voy a seguir hablando de esto porque si no se habla es como si no existiera, y porque nos quieren calladitas y sin molestar mucho. Y yo ya me he cansado de estar calladita y sin molestar.

¿Mansplaining?: Lo que hay que aguantar

En este vídeo recopilo los argumentos aplastantes que utilizan los machotes para justificar que el machismo no existe y que somos nosotras las que exageramos.

Os puede costar creerlo pero todo lo que cuento al principio del vídeo son comentarios que he recibido en el canal en el último mes. Porque ya se sabe, las mujeres exageramos, estamos locas y nos abanderamos con el machismo opresor cada vez que un hombre tiene el valor de dirigirse a nosotras. Porque odiamos a los hombres, tenemos envidia de pene y en realidad queremos conseguir el poder para implantar una nueva inquisición en la que les quemaremos en la hoguera.

Así que voy a sentarme con un bote de palomitas a ver cuantos machotes se dan por aludidos y se hacen la víctima en los comentarios del vídeo. Sois bienvenidos a disfrutar del espectáculo conmigo.

Ser mujer en las redes sociales

Hoy vuelvo con una de esas entradas que tiene potencial para convertirse en un vídeo pero que no voy a poder grabar hasta dentro de un par de semanas y que necesito dejar, al menos, por escrito.

Porque a veces cansa ser una mujer en un mundo de hombres, oh, que exagerada, diréis, porque eso de que exageramos es la respuesta inmediata a cualquier queja que hagamos sobre cualquier tema en el que nos hayamos sentido discriminadas. La exageración es la forma de desprestigiar a las mujeres y de quitar importancia a nuestros problemas. Echad la vista atrás chicas, pensad en la cantidad de veces que os han dicho que exageráis en cualquier tema y en como eso os ha hecho sentir.

Pues bien, hoy vengo a exagerar sobre las redes sociales, que ya sabemos que a las mujeres nos gusta mucho eso de exagerar (y hacernos las víctimas, me lo han recordado en los comentarios ¿¿cómo he podido olvidarme de lo mucho que nos hacemos las víctimas??).

Tengo en el canal unos cuantos vídeos sobre temas que a mí, como mujer, me afectan, no solo me afectan personalmente sino que son algo que creo que nos afecta a todas (otra cosa es que estemos o no estemos preparadas para verlo, pero os aseguro que cuando lo ves no puedes dejar de verlo).

Uno de esos vídeos es este sobre mansplaining, un vídeo en el que hablo sobre la cantidad de veces que, por el simple hecho de ser mujer, hay hombres (repito, hay hombres… aunque me parece absurdo tener que estar recalcando a todas horas el “no todos los hombres” y un insulto a la inteligencia) que asumen que sabes menos de ellos de cualquier tema ¿Qué eres astrofísico? qué importa… seguro que te encuentras a algún hombre dispuesto a explicarte la teoría de la relatividad.

Bien, pues ese vídeo se ha llenado en la última semana de una tropa de machotes ofendidos, que lo entiendo, a algunos les cuesta ver que si las mujeres damos un paso hacia delante eso no significa que todos los hombres tengan que dar un paso hacia atrás, pero evidentemente este tipo de hombre se siente atacado en su posición de superioridad frente a nosotras.

Así que los comentarios se han llenado de insultos, de intentos de desprestigio (no te lo vayas a tomar mal, que te lo estoy explicando correctamente, también te estoy diciendo que exageras y que el feminismo se os va de las manos, pero eso es otro tema…) y de una buena cantidad de negativos en el último mes. Lo asumo, sé que es un vídeo que va a atraer a ese tipo de comentaristas enfurecidos, aunque tampoco entiendo que su primer impulso sea insultar, pero se les bloquea y punto.

Lo que ya no me gusta tanto es que esto es algo que nos pasa a nosotras y no a ellos. Este mes hice un trabajo sobre machismo para una asignatura y no sabéis la cantidad de vídeos insultando a mujeres que hay en youtube. Insultando, directamente, en algunos de ellos incluso dicen que nos merecemos que nos den una paliza, literalmente. En otros se nos trata de manera condescendiente, como si tuviéramos tres años, para decir, de nuevo, que exageramos con esto del feminismo y que las feministas son unas gordas y feas resentidas que no han encontrado novio y que se ven forzadas a ser lesbianas, también literalmente…

¿Sabéis la cantidad de negativos que tienen esos vídeos en comparación con el número de positivos? Apenas el 1%, de 1500 likes había 10 o 15 dislikes ¿sabéis la cantidad de comentarios que encontré en esos vídeos diciendo a esos orangutanes que volvieran a la cueva? Ninguno… evidentemente no leí todos los comentarios porque me estaba poniendo enferma, porque en sus comentarios se nos seguía insultando y se nos decían cosas aún peores que las que decían algunos de los “creadores de contenido”. Como que las mujeres solo servimos para el sexo y para mantener la casa limpia, todo esto, por supuesto, dicho de la forma más insultante posible.

En mi vídeo ahora mismo hay 255 likes y 55 dislikes, más del 20% de la puntuación total del vídeo es negativa. Pero dadle tiempo… que con tiempo los negativos superarán a los positivos, sino mirad este vídeo con el que también me tropecé.

El día que lo encontré tenía 405 likes en contra de 410 dislikes. Lo compartí por twitter para que intentásemos dar la vuelta a esa situación totalmente injusta y, por un momento, lo conseguimos, pero veo que hoy el marcador se ha dado la vuelta de nuevo hay 446 frente a 450. ¿Podéis ver el vídeo y decirme por qué esta chica merece tanto odio? No os invito a leer los comentarios porque los ha tenido que cerrar y la entiendo, porque tarde o temprano me voy a ver obligada a hacer lo mismo con el mío, si no lo he hecho ya es porque hay aportaciones interesantes en ellos y todas quedarán ocultas, pero levantarte cada mañana con un “eres una gorda, mereces morir” empieza a no ser agradable.

Y ya ni siquiera hay que irse a casos tan extremos en los que las mujeres hablamos de como nos trata estas sociedad machista en la que vivimos (nótese la ironía en eso de extremos), basta con pasar por cualquier canal de cualquier mujer y ver que siempre nuestra cantidad de negativos es mayor, que siempre puedes encontrar comentarios acosadores o insultantes por parte de hombres y, si no los encuentras, es porque la dueña del canal los borra (como es mi caso, aunque, a menos que el comentario sea ya insultante en exceso, lo suelo colgar por twitter).

¿Alguna vez os habéis entretenido en mirar los comentarios de Yuya? Una mujer con millones de suscriptores que, lógicamente, no puede controlar los comentarios que llegan a su canal y no puede borrar a todos esos que se dedican a decirle lo que le harían si la tuvieran acorralada en un callejón oscuro. Es puro y duro acoso lo de sus comentarios. Pero lo de los suyos y los de cualquier canal de una chica, solo hay que ser un poquito observador.

Coged dos canales con aproximadamente el mismo número de suscriptores y empezad a comparar cifras ¿qué canal recibe más dislikes? Siempre el de la mujer ¿qué canal recibe más comentarios de odio? Siempre el de la mujer ¿qué canal recibe más comentarios de acoso? Siempre el de la mujer. Y además los recibimos muy pronto, no hace falta tener un millón de suscriptores para que venga un baboso a tu canal a decirte lo guapa que eres y que le gustaría tener más contacto contigo, no hace falta. O para que traten de contactar contigo de cualquier forma posible: twitter, facebook, instagram, e-mail con la misma mierda. ¿Qué esperan? ¿Esperan de verdad que les digas “oh, si, toma mi teléfono, vamos a casarnos”? No, les basta con saber que te están incomodando, ese es siempre su objetivo último, porque eso les hace seguir en su posición de superioridad.

Pero algún motivo tiene que haber para que los rechaces, porque ¿cómo te atreves tú a rechazar su acoso si ni siquiera eres guapa y en realidad te están haciendo un favor? Eres una zorra desagradecida a la que nadie va a querer nunca, esas son siempre sus conclusiones. En su mundo no asimilan que eso es acoso, en su mundo acosar a alguien por internet, por la calle, cuando vas a comprar el pan… eso no existe, somos nosotras que, una vez más, exageramos ¡porque queremos que nos traten como personas!

Y todo esto de que las mujeres recibimos más odio en las redes sociales es algo que se ve y no hace falta ser una lumbrera para verlo, pero hace poco el periódico “The guardian” hizo un estudio sobre la calidad de los comentarios recibidos por sus periodistas en los últimos diez años y concluyó en lo que digo yo en esta entrada, que de los 10 periodistas que más odio recibían en sus artículos 8 eran mujeres y 2 negros (uno de ellos, además, gay). No hace falta hacer un estudio para ver eso, pero que lo hayan hecho creo que ya dice muchas cosas. Además los 10 periodistas que recibían menos comentarios de odio eran todos blancos y heterosexuales.

Y por supuesto no faltará el que diga que si reciben comentarios de odio será porque su trabajo no es tan bueno, porque no hay más ciego que el que no quiere ver, porque es mucho más fácil desprestigiar a una mujer que abrir los ojos a una realidad que, dentro de nuestra cueva, no nos va a gustar.

Yo recuerdo especialmente el caso de Sara Carbonero durante no sé si fue una eurocopa o el último mundial. Twitter se llenó con el hashtag “gracias sara” donde ridiculizaban todas y cada una de sus intervenciones, porque es periodista deportiva y además es guapa. La chica guapa tonta que está ahí solo por atraer público masculino y que no sabe lo que está diciendo. Importaba poco lo que dijera Sara, importaba muy poco que sus compañeros hombres estuvieran diciendo lo mismo, lo que importaba es que ella era mujer y había que ridiculizarla.

Hace apenas unos días leí en twitter que a las mujeres se nos exige la excelencia cuando el mundo (laboral) está lleno de hombres mediocres. Yo voy un poco más allá y creo que ni siquiera con la excelencia es suficiente, porque por muy buena que seas siempre habrá quien asegure que tu puesto te lo has ganado a base de rodilleras.

Además cuando te quejas de esto, de que se te exige el tripe y se te valora la mitad, o se te invisibiliza, se hace como que no se te escucha y después alguien se apropia de tus aportaciones, de nuevo estás exagerando y de nuevo no serás tan buena, no te las des de lo que no eres, que tu lugar está en la cocina.

Es que se nos va de las manos esto del feminismo…