¡Déjalo libre!

Ya tocaba una segunda ronda de limpieza de estantería, pero de limpieza de verdad, no solo de quitarme lecturas de encima. Y creo que no he acabado porque debería vaciar la estantería del todo y decidir que me quedo y que no de una forma mucho más drástica, porque cuando no tienes espacio no puedes permitirte el lujo de acumular libros que no piensas volver a leer a menos que sean muy, muy especiales. Quizá algún día pueda hacerlo (en youtube hay gente que me llama “niña rica”, a ver si se me pega), pero ahora no, ahora mis libros deben encontrar nuevos hogares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: