Fotos de moda

La semana pasada tuvimos las clases de fotos de moda y al final fue hasta divertido. No las puedo enseñar (tampoco es que sean gran cosa) porque tenemos que esperar el permiso de la agencia, pero en cuanto pueda subiré alguna a flickr.

Me di cuenta del gran error que cometí al comprar la 100D… es algo de lo que quiero hablar una de estas semanas en el canal de muñecas porque es algo que me preguntan mucho “Tengo una réflex X y ‘se me ha quedado pequeña’ ¿qué me recomiendas”. En realidad lo mío con una 100D fue menos error que lo mío con la 40D, porque la 100D la quería por un motivo concreto que era el vídeo, pero para fotos en las que tienes que ser rápido la camarita es un coñazo… de hecho me llevé la 40D y solo usé la 100D al final porque quería usar el 35mm, estábamos en la playa y no me hacía mucha ilusión andar quitando objetivos en un sitio como ese.

Pero bueno, ese es un tema del que ya hablaré y probablemente termine colgando el vídeo en este blog también, porque aunque me lo preguntan allí creo que pega mucho más aquí (porque para mí la fotografía no es algo solo para mis muñecas, aunque a veces parezca lo contrario).

La semana fue intensa, además es la segunda semana en la que tenemos clases casi todos los días y no es la última, esta semana aún no estoy segura de si tenemos algo de descanso pero sé que viene alguna otra semana cargadita por ahí. Y además fue intensa en más sentidos porque, como creo que ya dije por ahí, cuando tengo que enfrentarme a un modelo sin saber lo que quiero hacer lo paso muy mal, pero muy, muy, muy mal… podría inventar una nueva dieta, dejadme con modelos durante una semana que perderé 10kg, en serio.

Porque una cosa es que tengas las ideas claras y sepas lo que vas a hacer, sea el tipo de sesión que sea y otra que te dejen a un modelo delante y te digan “dile lo que quieres que haga”. ¡Y yo que sé! Que se vaya a su casa y así no tengo que pasar por ese trago…

Es duro y admiro a toda esa gente que es capaz de improvisar con un modelo delante y no quiere salir corriendo. En teoría son ellos los que lo pasan mal, especialmente en sus primeras sesiones, nosotros estamos detrás de la cámara que se supone que es lo fácil ¿no? ¡PUES NO! os aseguro que esta semana he adelgazado, en serio… y no me viene mal, por mí seguiría con moda lo que queda de curso y la operación bikini la tenía asegurada.

Es el gran problema de hacer fotos a muñecas, las muñecas no se quejan, las muñecas se pueden tratar como objetos porque son objetos ¿pero qué pasa cuando tienes que tratar como un objeto a una persona? Supongo que todo es acostumbrarse y que con entrenamiento todo se consigue, pero, yo al menos, lo paso mal.

El sábado fue mejor que las fotos en estudio porque salimos fuera, estuvimos en una zona que hay un lago, pinares y playa y era un poquito más fácil porque tenías elementos con los que jugar. Era un poco más difícil por la luz porque en estudio, si los flashes funcionan, no hay ningún problema, la luz siempre es la misma y es muy, muy fácil (no lo parece, pero lo es). Pero con el sol de la playa de las dos de la tarde, esas sombras horribles y los nervios del momento… es un poquito más complicado. Reconozco que cuando empezamos me daba un poco igual, que solo quería pasar el trago rápido y listo, pero llegó un momento que las sombras empezaron a molestarme (¡oh no! ¡estaba empezando a tratar al modelo como a una de mis muñecas!).

Rellené con el flash pero en pantalla la foto me pareció horrible, al llegar a casa resultó que no era tan horrible… y me arrepentí de no haberlo usado un poco más. Nunca te fíes de lo que ves en tu pantalla a las 2 de la tarde con el sol sobre tu cabeza, nunca… lección aprendida.

A mí el flash me cuesta, me cuesta porque veo un sol resplandeciente de las 2 de la tarde en medio de la playa con la arena que refleja por todas partes y pienso ¿para qué narices voy a poner aquí el flash si no se va a notar? Es que ni siquiera veía si el flash de estaba disparando de la cantidad de luz que había… pero en realidad si que sirve porque te puedes cargar esas sombras de luz dura de las 2 de la tarde (aunque también sirve un difusor, pero no llevamos). Además  no soy muy fan del “flashazo en toda la cara” pero quedó mejor de lo que parecía y de lo que esperaba. Pronto espero tener lo necesario para poder sacar el flash de la cámara y ponerlo donde a mí me apetezca, porque eso si que es divertido.

Y este ha sido un resumen muy resumido de mi semana, las próximas cuatro semanas van a ser una locura y la quinta voy a estar de exámenes así que es posible que mis respuestas a vuestros mails y comentarios se retrasen un poquito. Intentaré manterlos al día pero va a ser complicado, ni siquiera sé todavía si voy a poder mantener al día los canales de youtube porque, aunque voy grabando vídeos, en montarlos pierdo muchísimo tiempo que tengo que invertir en terminar trabajos pendientes. Pero bueno, es un mes, espero poder conseguirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: