Los príncipes azules

Llevo un par de semanas sin grabar ningún vídeo y estoy un poco desentrenada, espero poder mantener el canal al día durante el próximo mes… aunque es posible que me salte alguna semana o que haga cosas como esta (que además es contraproducente porque luego me cuesta mucho montar algo en lo que hablo y hablo sin parar…).

Así que aunque tenía ganas de hacer este vídeo desde hace tiempo no estoy segura de que la idea haya quedado demasiado claro, es posible que vuelva a hablar de esto en el futuro, sabiendo esta vez lo que quiero decir y no sentándome a improvisar.

Lo que si tengo claro es que si crees en los príncipes azules no puedes intentar adaptarte a él, porque si te tienes que adaptar a él no es tu príncipe azul. Para mí la idea de príncipe azul es la idea de alguien que es perfecto para ti y que encaja contigo en todos los sentidos ¿imposible? No lo sé… si existo yo ¿por qué no va a existir alguien que encaje conmigo? Quiero pensar que en algún lugar del mundo existirá alguien para quien yo encaje y espero también encajar para esa persona. Y eso no se consigue renunciando a lo que quieres o conformándote con lo que has conseguido.

Hay una idea que me atormenta a veces que es ¿y si me he cruzado con mi príncipe azul y ni siquiera lo he visto? Esta idea de atormentaba especialmente cuando estaba metida en la peor relación que he tenido en mi vida y no era capaz de ver más allá de mi nariz porque todo mi mundo tenía que girar alrededor de él (especialmente a esto me refiero cuando digo que no te puedes adaptar a nadie, que tienes que seguir siendo tú mismo y, desgraciadamente, esto es algo que nos pasa mucho, especialmente si somos mujeres… no digo que a los chicos no os pase, porque también os pasa, pero con nosotras suele pasar más).

¿Y si perdí esa oportunidad por estar en otra relación que tendría que haber cortado nada más empezar a ver que me estaba conformando?

Hay gente que pensará, como aquel chico que vi en youtube, que si eres un inconformista no vas a estar nunca contento. Que incluso te lo van a comparar con la gente que cambia continuamente de coche o de cámara de fotos (creedme, me ha pasado…). El típico “eres demasiado exigente” pero… es mi vida ¿no tengo derecho a ser exigente con la persona con la que quiero compartirla? Prefiero estar sola a estar con alguien solamente por no estar sola ¿a qué nos lleva eso? ¿y si cuando estás con esa persona por no estar sola te cruzas con tu príncipe azul y no lo ves?

En fin, dejo ya de desvariar que parece que no desvarío solo cuando me siento a hablar, a veces por escrito también se me da bien…

4 thoughts on “Los príncipes azules

  1. somos como somos, la mayor parte de lo que tenemos está en nuestra herencia genética. no podemos cambiar, en todo caso ofrecer una mejor versión de nosotros mismos -esa expresión, por cierto, la adopté al escuchártela decir en un video tuyo de finales del año pasado!-. por eso cuando no encajas con una persona, no encajas por mucho que te empeñes y que renuncies a cosas, como tú dices. eso es lo peor que se puede hacer.
    por mi parte, mi princesa azul podría estar en cualquier lugar menos en la escuela de ingenieros industriales de la politécnica de madrid. casi una década estudiando allí me ha servido para convencerme de ello. 😀

    1. Tienes toda la razón, aunque yo creo que si podemos cambiar pero que eso suele ser malo para nosotros. A mí la mayoría del tiempo me gusta como soy y a veces si he cambiado por alguien pero entonces he terminado siendo alguien que no me gustaba y a quien no reconocía. Entonces cambiar se puede, pero no siempre es bueno, especialmente cuando cambias por obligación, porque hay gente que cuando la conoces te hace cambiar para bien, no porque ellos quieran cambiarte sino porque con ellos quieres ofrecer la mejor versión de ti mismo ;). Ese cambio me parece positivo, el otro, el de las personas que te quieren cambiar porque no les gusta como eres, es totalmente negativo y contraproducente.

      Seguro que está en alguna parte, aunque sea en Australia XD y me sigue gustando creer en eso de que aparecerá cuando tenga que aparecer y cuando menos te lo esperes, y que cuando aparece lo sabes y todo es perfecto. Aunque lo que a veces me planteo es si mi príncipe azul estará por ahí con la princesa azul de otro XDDD.

  2. Opino como tu, nadie debe cambiar por nadie, las personas deben aceptarse como son, si no no están queriendo a esa persona, sino a la persona ideal para ellos.
    Lo que si que veo bien es que cuando dos personas son de opiniones o gustos diferentes, que no se quieran cambiar el uno al otro pero que si participen en los gustos contrarios por turnos. Es una muy buena forma de conocer a nuestra pareja y de descubrir cosas nuevas que pensamos que no nos gustan y lo digo por experiencia. Siempre he pensado que la pareja ideal no tienen que ser iguales, tienes que ser distintos para complementarse y conocer cosas nuevas. Si dos personas son iguales pueden ser ideales el uno para el otro pero tienen mayor riesgo de hacer siempre lo mismo y caer en la rutina si no saben cuidar ese aspecto de la vida en pareja. Mi novio y yo somos polos opuestos incluso físicamente. Yo soy pequeñita y el super alto, yo nerviosa y el tranquilo, yo siempre tengo que estar haciendo algo y él puede pasar una tarde completa sin hacer nada. Y esto nos ayuda a ambos, un día hacemos cosas que a mi me gustan y otros días las que a él le gustan y gracias a esto hemos abierto nuestro abanico de gustos. Y por otro lado yo le activo a él y él hace que yo me relaje en los momentos en que lo necesito. Llevamos 9 años juntos y a día de hoy ninguno nos hemos impuesto cambios el uno al otro. Nos hemos ofrecido planes que nos han gustado o no, y si no nos han gustado, cada uno los ha seguido haciendo por su lado como las películas asiáticas de mi novio, mis muñecas y manualidades, las aficiones de mi novio por la informática o simplemente la comida china, a mi no me gusta y a él si, él se va con sus amigos, yo hago mis planes por mi cuenta, nos damos nuestros espacios y luego nos juntamos para hacer algo que nos guste.

    Y así es como veo yo que una relación puede ser sana con tu príncipe o princesa azul.

    Personalmente me ha gustado mucho tu video. Me gusta como hablas y lo espontanea que eres, cuando se te va el hilo o cosas así. Me gusta cuando improvisas.

    Muchos besos,

    Patri.

    1. Claro cuando digo que en una relación una parte o las dos no debe querer que la otra cambie tampoco me refiero a que sean iguales. Creo que, como dices, es mejor que ambas partes sean diferentes y en lugar de querer cambiar al otro respetarse mutuamente y ampliar fronteras. Que alguien sea diferente a ti no significa que no pueda ser tu príncipe azul, pero si tiene cosas que te gustaría cambiar ¿para qué estás con él?
      Y creo que es importante no renunciar ni a lo que buscas en alguien y no conformarse, porque en cuanto renuncias a la primera cosa, aunque te parezca una estupidez (no sé, que te gusten los rubios y empieces a salir con un moreno por decir algo muy tonto y muy obvio) es increíblemente fácil empezar a ceder y a conformarse con todo lo demás.

      Está bien ver que hay gente que encuentra a su príncipe azul, porque da esperanza de que a lo mejor si que es cierto que existe XD. Que en el fondo nunca la he perdido del todo, crecí con películas disney… aunque creo que es inevitable ir desencantándote con él según vas conociendo a según que personas. Pero no sé… igual simplemente es cosa de encontrar a la persona correcta y en algún sitio estará, aunque sea en Australia XD.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: