¿Tomamos un café?: ¿Condicionan nuestros referentes?

Con el café de hoy, que es agua fría, os traigo una pequeña reflexión sobre lo poco que se conocen las mujeres fotógrafas dentro de la fotografía y lo difícil que es que sean referente de nadie si no se las conoce.

Y me acuerdo de mí misma hace unos años y en como no me daba cuenta de que las mujeres eran unas completas y totales ausentes dentro de los fotógrafos sobre los que estaba aprendiendo y como eso no me extrañaba. ¿De verdad pretendía que mis fotos estuvieran alguna vez en el MOMA y no me extrañaba que no se hablase de las mujeres que habían llegado allí antes que yo? Ni siquiera reparaba en ello, me parecía lógico y normal que todos los referentes que nos daban fuesen hombres, porque eran muy buenos ¿y acaso no había mujeres que también lo fuesen? Porque había veces que se hablaba de mujeres fotógrafas en la tele o en internet y su mayor mérito era haber envuelto a bebés en toallas y estar vendiendo libros cursis que marcarían una moda y una forma de hacer esas fotografías de estudio. Que vale, es muy respetable y la primera mujer que convirtió a un bebé en una vaina de guisantes probablemente se esté haciendo de oro… pero una vez más parece que a las mujeres nos relegan a hacer determinado tipo de fotografía, una vez más se nos permite hacer eso porque es algo muy “femenino”. Pero si hablamos de referentes vamos a hablar de referentes serios que las mujeres, de fotografía, no tenemos ni puñetera idea.

Related posts:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: