Donde comprar filofax

La verdad es que mi vídeo de la semana era otro, pero era una lista… y la semana pasada ya subí una lista (¿qué nos pasa en youtube con las listas?), así que he intercalado una petición que me hicieron hace unos días.

Con él sigo contribuyendo a las necesidades que nos crea internet de vez en cuando. ¡Espero que os guste!

Duplicator


Warning: Illegal string offset 'provider' in /home/isartblo/public_html/wp-content/plugins/advanced-responsive-video-embedder/public/functions-shortcodes.php on line 141

Hoy os voy a hablar de un plugin que me facilitó mucho la vida hace unas semanas, cuando mudé el blog desde el sitio original hasta aquí. Porque no tenía ni idea de que existía y si no hubiera sido por mi amiga Marta lo hubiera hecho de una de las dos formas que he mudado siempre un blog.

La primera forma es exportar la base de datos, importarla al sitio nuevo, instalar un nuevo wordpress y cambiar la base de datos. Sé que hay que hacer algo más pero no lo recuerdo, hace bastante que no mudo un blog así. Pero vamos, no es realmente difícil y se puede hacer sin mucho problema.

La segunda es utilizar las herramientas de exportar entradas y de importarlas en el sitio nuevo. Esta forma últimamente me gustaba más porque a veces al cambiar la base de datos algo hago mal y me salen errores. Que al final lo termino solucionando pero sé que hay una parte del proceso, que ahora mismo no os sé decir cual es, que me da dolor de cabeza.

Así que exportaba entradas y las volvía a importar al sitio nuevo ¿el problema? Que si el blog es muy pequeñito este método va muy bien pero si es grande es bastante pesado porque no se pueden exportar todas las entradas a la vez y hay que hacerlo por categorías o por meses, así que terminas con un montón de archivos en el disco duro.

Luego para importarlas tienes la opción de hacerlo con las imágenes pero no siempre funciona, muchas veces se quedan por el camino y hay que ir revisando entradas y cambiando imágenes para que todo se vuelva a ver bien.

Pero este plugin ha sido todo un descubrimiento… porque facilita muchísimo el trabajo. Desconozco si se puede instalar en wordpress.com si lo que quieres es mudarte desde allí a tu propio servidor, porque juraría que allí no hay plugins (un motivo más para tener wordpress instalado en tu propio servidor). Así que si tienes un blog allí y quieres mudarlo a tu propio servidor por los plugins y por tener más control sobre los diseños, imagino que la única opción sigue siendo exportar entradas.

Lo primero que hay que hacer es instalar el plugin en el blog en su dominio original, en mi caso fue en isart.es. Una vez instalado se abre el panel de control y se crea una copia de seguridad de todo el contenido del blog. No solo crea una copia de las entradas, sino de todos los archivos que tengas en ese momento en la carpeta donde está wordpress. En mi caso, como había una carpeta portfolio en la que estaba probando mi portfolio fotográfico, esa carpeta también se movió al nuevo dominio.

Cuando el archivo ya está creado te lo deja descargar, un archivo comprimido con todos los archivos de tu blog más un instalador. Esos dos archivos son los que tienes que subir al nuevo servidor para poder empezar la mudanza.

Lo único que hay que hacer para que todo funcione es crear una nueva base de datos en el nuevo servidor, con su correspondiente usuario y clave para poder empezar la instalación.

Una vez subidos los dos archivos simplemente hay que abrir el instalador, poner la nueva base de datos y el password y ya él solito se encarga de mover ahí todo el contenido de tu blog. En este vídeo se puede ver un paso a paso de como funciona, aunque es bastante intuitivo y entenderlo no es ningún problema incluso sin la ayuda del vídeo.

ARVE Error: id and provider shortcodes attributes are mandatory for old shortcodes. It is recommended to switch to new shortcodes that need only url

Lo que más me costó fue subir el archivo, porque se copió la carpeta del portfolio y la del blog del portfolio, tres wordpress en uno. Así que estuve toda la mañana subiendo el archivo porque internet aquel día no iba muy bien tampoco. Pero a partir de terminar de subirlo tuve el blog mudado a esta dirección en cinco minutos ¡y todo funcionando perfecto sin mover un dedo!

Después de instalarlo hay que borrar el instalador y un par de archivos más, se puede hacer a mano o desde el propio panel de control. Es muy importante borrar el instalador, yo también borré el archivo comprimido con todo el blog, en ningún sitio decía que hubiera que hacerlo pero pesaba demasiado como para dejarlo ahí como copia de seguridad (además tampoco me apetecía que nadie se lo bajase, no quería que tuvieran mi blog ni que me tirasen el servidor).

Una cosa que me encantó fue que cambió las direcciones de todos los links él solito. En cualquier sitio donde yo tenía linkeado algo dentro del propio blog no mantuvo esas direcciones, sino que las cambió todas por isartblog.es. Por ejemplo en las páginas de los retos ya me había hecho el ánimo de que tenía que editarlo todo. Porque yo cuando linkeo las películas copio directamente la dirección de la entrada y la pego en el blog, no es que haga un link en el que no pones dirección sino ruta dentro del servidor sin usar la url. Y todo eso se cambió solo, así que todos mis links dentro de las entradas funcionan con la misma normalidad de siempre sin que yo haya tenido que hacer nada.

Lo mismo pasó con las imágenes de las redes sociales que hay en la barra lateral, yo las tenía con la url porque al estar en un widget no tenía claro si funcionaría poner la ruta dentro del servidor. Y él solito lo cambió todo y las imágenes no dejaron de verse en ningún momento.

Así que estoy encantada, porque con cualquiera de los dos métodos que yo usaba antes para mudar los blogs todas estas cosas las tenía que ir cambiando luego a mano, y si el blog que he mudado es grande me acaba cansando de repasar entradas y se quedaban la mitad de los links inaccesibles.

Después lo utilicé para mover el portfolio del subdominio en el que lo había instalado al dominio principal y de nuevo todo funcionó perfecto. En aquel no tenía tanta confianza por el plugin de las galerías, pero no tuve ningún problema con él.

De momento no creo que vaya a necesitarlo más veces así que lo borré de mi lista de plugins, va bien para hacer copia de seguridad del blog de vez en cuando así que si lo necesito ya lo volveré a instalar.

No sé como nunca se me había ocurrido que pudiese existir un plugin para esto, el mundo de los plugins de wordpress siempre me sorprende… porque a veces quiero hacer algo para lo que me complico la vida ¡y resulta que hay un plugin!

Las 5 cosas que odio de la peluquería

El vídeo de hoy llega con un poco de retraso porque me ha tocado volverlo a exportar y a subir… había subido una versión sin terminar de editar (esto pasa por editar el vídeo con prisas el día anterior). Pero por suerte me he dado cuenta a tiempo y he podido rectificar, aunque haya llegado con un par de horas de retraso.

Esta semana me he sentido inspirada por mi (mal) corte de pelo de la semana pasada. Y es que las peluquerías son esos sitios que despiertan amor y odio a partes iguales…

Tag de los 90

Hoy os traigo uno de esos tags que no puede hacer todo el mundo porque a lo mejor en los 90 o acababa de nacer y prácticamente no se enteró de la década o ni siquiera había nacido… así que probablemente este sea un tag que solo podemos hacer los que nacimos antes de finales de los 80.

No sé por qué siempre somos la generación de la década en la que nacimos si en realidad deberíamos ser la generación de diez años después. Yo me considero más de los 90 que de los 80, porque en los 80 era pequeña y no era muy consciente de lo que pasaba a mi alrededor (tengo algún que otro trauma con La bruja avería y el momento en el que ET se pone blanco, pero ya). En los 90 fue cuando empecé a definirme como persona y a sentar las bases de lo que iba a ser en el futuro, porque en esa década no solo viví parte mi niñez, sino también mi adolescencia.

Los libros de estos meses

Actualizando un poco los vídeos sobre libros, pero poco… porque como ya he ido diciendo por el blog apenas he leído nada estos últimos meses. Este verano aún tengo trabajo pendiente pero tendré también más tiempo libre para leer (a menos que siga quedándome atascada durante dos meses con el maldito libro de La cámara lúcida). Al final no eran 12 ¡eran 7! (9 si cuento los dos de clase). Así que ahora si que he perdido completamente la fe de ir a conseguirlo… pero llegaré lo más lejos posible.

Ikea, por fin

Hace dos semanas abrieron Ikea en Valencia, este blog no tiene el tiempo suficiente como para que se lean mis quejas sobre por qué Valencia todavía no tenía Ikea… porque cuando abrí el blog ya por fin estaba confirmado que se abriría después de varios intentos fallidos.

Y estas dos últimas semanas he sufrido por no poder ir, abrieron justo la penúltima semana de curso, cuando tenía muchos trabajos que entregar y me esperaba la última semana de exámenes. Así que estuve aguantando hasta que el viernes de la semana pasada fui consciente de mi libertad y de que ¡ya podía ir a Ikea! Y aunque sabía que ir el sábado iba a ser una locura porque aquello iba a estar hasta arriba ¡no quería esperar más!

Creo que por lo único que pudimos aparcar fue porque llegamos poco después de las 10 que es cuando abren, así que todavía quedaba parking libre, creo que si hubiéramos llegado una hora más tarde nos hubiese costado mucho aparcar…

Nunca he ido a un Ikea porque hasta ahora había que viajar mínimo 300km para ir al más cercano y no… así que para mí todo era nuevo y solo espero que cuando se pase la fiebre Ikea sea una tienda por la que se puede circular sin que parezca que vas en procesión.

Iba con la idea de comprar uno de esos tablones magnéticos, quiero quitar el tablón que tengo detrás y poner uno al que se le puedan pegar imanes, pero acabé saturada de tanta gente y ni los vi. Y mucho menos vi a la gente que trabaja allí y a la que se supone que le puedes pedir ayuda. Como digo no sé como funciona Ikea, pero imagino que la gente de las camisetas amarillas debe estar por la tienda para que les puedas preguntar ¿no? Es posible que estuvieran y que pasaran desapercibidos entre tantísima gente, no digo que no.

Vi en directo todos mis muebles favoritos, incluyendo la cama que pondría en esta habitación para intentar conseguir más espacio.

Cuando llegué a casa estuve tomando medidas y pensando como podría organizarlo todo para que entrase todo lo que quiero que entre y todavía no lo tengo muy claro.

También pienso que me quiero ir de España y que no tiene sentido renovar la habitación porque como mucho me queda un año aquí (dudas y más dudas sobre el máster de la escuela), pero bueno soñar es gratis y ver como aprovechan el espacio allí me hace pensar que hasta habitaciones tan horribles como la mía tienen que tener solución.

Claro yo no sé si soy capaz de decorar algo porque me cuesta mucho ver los espacios, no tengo visión espacial y no soy capaz de imaginar como quedaría algo en un sitio. Envidio mucho a la gente que es capaz de hacerlo pero yo no, desde pequeña… necesito ver las cosas en el sitio y a partir de ahí ir jugando. Pero no puedo imaginar de antemano si quedarán bien o no.

Sé que la cama entra y que si la cama entra me queda todo el espacio en el que estoy ahora despejado para poner otras cosas pero ¿cuántas cosas entran? Quiero la cómoda de ocho cajones, un escritorio y mi vitrina favorita, pero esta habitación sigue teniendo mala leche…

Llevo desde el sábado jugando al tetris y además con ganas de jugar a los sims… si, cada vez que pienso en poner muebles me apetece jugar a los sims ¡porque si se me da bien amueblar casas de los sims!

Pero bueno volvemos al tema, a la visita, nada recomendable, a Ikea un sábado por la mañana. Llegó un momento que ya era imposible mirar nada porque había gente por todas partes. No podías entrar a esos mini pisos en los que te demuestran como amueblar un piso de 25 metros cuadrados es posible porque había que ir en fila de a uno. No podías ver nada tranquilamente porque había gente por todas partes… y cuando a media mañana empezó a entrarnos hambre fuimos a buscar el restaurante y la cola era tan larga que nos hubieran atendido a la hora de comer.

Así que fue el momento de empezar a buscar la salida, que estaba claro que estaría en la otra punta de la tienda como suele pasar en tiendas de este tipo… que te la tienes que recorrer entera para poder salir. Y aunque supuestamente había atajos (eso ponía en los carteles), creo que eran de mentira y que al final veías la tienda entera si o si.

Conseguimos atravesar la tienda, nos hicimos del Ikea family porque quiero comprar una cosa el día que vuelva entre semana (que habrá menos gente, espero…) y es algo que tiene bastante descuento, aunque no sé si cambian las ofertas todas las semanas… si lo hacen me arrepentiré de no haberme aventurado a buscarlo en un almacén que daba un poquito de miedo.

Una cosa que no me ha gustado es que no tenían el catálogo… nos dijeron que como lo cambiaban en septiembre, y al ser una tienda nueva, habían decidido no traer el catálogo actual y esperar a septiembre a que se publicara el nuevo. No sé si en el resto de Ikeas está todavía el catálogo o no, si solo dura un mes o si está en la tienda todo el año hasta que lo sustituyen por el nuevo… pero si está todo el año me parece absurdo que no hayan traído catálogos a Valencia.

El de este año no me gusta especialmente, lo tengo más que visto en la web, pero me hacía gracia cogerlo y poder verlo en papel que siempre es más cómodo.

Y eso es todo por hoy, uno de estos días quiero volver a ver si encuentro los tablones magnéticos y a comprar esa cosa que ya os enseñaré, pero me aseguraré de no volver en fin de semana porque, de momento, no es muy recomendable.

A %d blogueros les gusta esto: