¿Network? No, gracias

Hoy os voy a contar algo que llevo sufriendo los últimos meses en youtube y todavía me quedan algunos más por delante para poder librarme de ellos.

Llega un momento en el que las networks, los partners o como les queráis llamar te empiezan a acosar por youtube. Bueno… acosar igual es exagerado, pero si empiezan a mandarte mails, privados a través de youtube y cosas similares para venderse como lo mejor desde que se inventó el paté de aceitunas, que caigas y que firmes con ellos.

Esto a mí me ha pasado al estar cerca de los 1000 suscriptores, al parecer en ese momento empiezas a ser atractivo para las networks y son ellas las que empiezan a ponerse en contacto contigo en lugar de ser lo contrario.

Cuando contactaron conmigo por primera vez a través de isartdolls para mí todo era nuevo, veía a gente en yotube hablando del famoso «partner» y me lo tomé como una señal de que estaba haciendo bien las cosas. Después de escuchar las condiciones de los que me contactaron por aquella época al final caí y firmé con uno de ellos ¡gran error!

Si tu canal es de videjouegos necesitas una de estas network porque ellos se encargan de que no tengas problemas de copyright con los vídeos que subes. Pero si tu canal es de vlogs, es algo en lo que tú controlas todo y eres el propietario de todo lo que creas, al único que le beneficia que tengas un partner es al propio partner.

Yo no sé si todos serán iguales pero con el que terminé firmando no estoy nada contenta y por lo que he visto por ahí si, todos son iguales… ellos se quedan con el 40% de tus ingresos de publicidad a cambio de supuestamente promocionar tu canal, hacer que tengas más seguidores, etc, etc. Como dicen algunas personas en youtube «te cuidan para que crezcas». Y lo siento pero yo no he visto ni que me cuiden, ni he visto ese crecimiento por ninguna parte, lo que he conseguido lo he conseguido yo sola.

Y digo esto porque tengo dos canales y puedo comparar. Los dos canales han ido creciendo siempre al mismo ritmo y siguen creciendo al mismo ritmo. De hecho este canal está tomando la delantera al otro y sin el supuesto apoyo de ningún partner.

Todavía tengo que esperar hasta marzo para poder decirles «devolvedme el control de mi cuenta» porque te hacen firmar por un año, aunque no sé yo hasta que punto no puedes recuperar el control de tu cuenta antes cuando no están cumpliendo con nada de lo prometido. Si ellos no cumplen ¿por qué tengo que cumplir yo?

Si alguien tiene un canal con medio millón de suscriptores imagino que las cosas cambiarán, que empezarán a ofrecer contratos decentes casi como los de publicidad en la tele (de hecho hay gente que firma con productoras de televisión). Pero mientras los canales son pequeños, no nos engañemos, lo único que quieren es aprovecharse de nosotros. Porque si tienes reclutados a cien mil canales pequeños tus beneficios van a superar el haber fichado a uno grande y no te tienes que molestar en darles publicidad ni mover un dedo.

Así que hasta que alguien me demuestre lo contrario para mí las network son un puro engaño y a menos que las necesites porque tu canal tiene contenido con problemas de copyright lo mejor es seguir directamente con youtube. Al menos ellos no te hacen sentir gilipollas. Si habéis abierto un canal de vlogs, un canal en el que todo el contenido es de vuestra propiedad y os están empezando a rondar las networks ¡ignoradlas! hacedme caso… no sirven para nada.

El tag sobre cine más largo de la historia

Después de mi semana de vacaciones provocada por las entregas finales os traigo el tag sobre cine más largo de la historia… aunque en realidad no es tan largo, son 20 preguntas, pero si fue tan accidentado que tenía 59 minutos de bruto ¡59 minutos! Así que a mí grabar ese vídeo se me hizo eterno… aquella tarde tenía planeado grabar vídeos para dos semanas y así evitar el descanso por entregas pero solo grabé ese vídeo (porque 59 minutos de bruto se traduce a toda la tarde perdiendo el tiempo frente al portátil mientras intentas grabar, descargas, se corta cuatro veces, se funde una bombilla…). Y enfrentarse a montar eso, un vídeo grabado en cuatro clips diferentes en los que tuve que sincronizar cuatro audios diferentes (que es un minuto en realidad, lo que más cuesta es identificar que audio corresponde a cada vídeo) y al que le tuve que recortar más de 40 minutos.

¡Pero lo he conseguido! Y he aprendido la lección… no debo nombrar a la vieja de los otros.

Divagando sobre la vuelta al cole

El vídeo de hoy llega con retraso, no sé si es culpa de mi adsl (llevo los dos últimos meses sospechando que el vecino se enchufa a mi wifi porque esto no es normal), o si youtube no va bien… pero lo puse a subir a las 9 de la mañana y ha terminado cerca de las 2, un vídeo de unas 300mb, como siempre. Siempre dicen que la primera idea es la buena y la mía fue dejarlo subiendo anoche… pero no quería dejar el portátil encendido toda la noche y ¿de las 9 a las 12 no me iba a dar tiempo? Pues no, parece que no.

Estoy saturada de vueltas al cole este año, el año pasado no me pareció que hubiese tantos vídeos sobre esto… supongo que el año pasado se debió iniciar la moda y que por eso este año se ha sumado mucha más gente.

Y yo este año no vuelvo al cole, aunque si hubiese vuelto no creo que hubiera hecho un vídeo de material escolar (un día os hago el vídeo de mis bolis, pero eso solo porque soy una friki y soy adicta a ellos), hubiese hecho un vídeo bastante similar.

Porque cuando vamos al instituto nos someten a esa presión, a la de tener que elegir a lo que nos queremos dedicar el resto de nuestra vida y a que según lo que elijamos nos van a valorar de una forma o de otra. Además, no sé ahora, pero cuando yo estuve en el instituto solían desorientarnos si veían en ti algo diferente a los demás. Era como una fábrica de clones en la que todo el mundo tenía que querer estudiar las mismas cosas y todo el mundo tenía que salir de allí queriendo estudiar una «carrera con futuro».

Y parece que está mal visto querer cambiar de opinión sobre la marcha, nuestro sistema educativo no nos lo permite. Y está muy bien la gente que a los 18 ya sabe lo que quiere hacer pero también estamos los que no lo sabemos a los 18, ni a los 20, ni a los 25… y me pregunto si eso es producto de que nos quieran cortar siempre las alas y de que nosotros mismos generemos prejuicios con lo que nos gusta realmente. Tanto que no somos capaces de decirlo en voz hasta y de admitirlo ante nosotros mismos hasta mucho tiempo después.

Porque yo creo que en el fondo todos sabemos lo que queremos hacer, pero muchas veces nos da miedo que nos cuelguen etiquetas, que se quieran meter en nuestra vida y que nos intenten hacer cambiar de idea diciendo todo lo malo que tiene nuestra decisión. Y al final es nuestra decisión y no podemos dejar que otras personas las tomen por nosotros, porque si tú crees en lo que estás haciendo no es posible que te vaya mal, aunque todo el mundo piense que te estás equivocando. Tarde o temprano las cosas saldrán bien.

Los libros de agosto

Agosto ha sido un mes productivo y no quiero pensar que fue solo porque tuve el portátil varios días inutilizado… porque hay que ver la cantidad de tiempo que nos hace perder internet sin darnos cuenta.

Septiembre no lo va a ser tanto porque las dos próximas semanas las tengo que dedicar a terminar trabajos que entrego el día 17 y a estudiar. Por suerte se acabará antes de que me de cuenta y por el momento pondré fin a mi vida como estudiante, hasta la próxima… porque creo que yo no puedo vivir sin estar estudiando algo, aunque tenga que quitarme horas de dormir. Pero de momento la economía no me permite subir y tengo que parar, espero que no sea por mucho tiempo.

Algunos de los libros de los que hablo en el vídeo ya están en el blog, otros no, espero empezar a ponerlos a partir de la próxima semana. Los podéis encontrar todos en la entrada del reto anual.

A %d blogueros les gusta esto: