Cariño, Cuánto te odio

Autor: Sally Thorne

Nº de páginas: 416

Editorial: Espasa

Sinopsis:

Lucy Hutton es la asistente de una editora de la vieja escuela, preocupada por la calidad de los títulos que publica. La editora se ve obligada a fusionar su pequeña editorial con una gran editorial comercial, y Lucy se ve obligada a trabajar con Joshua Templeman, el asistente del editor en jefe de la otra editorial, preocupado únicamente por las ventas. Lucy y Joshua se convierten inmediatamente en enemigos, pero del odio al amor ya sabemos que hay sólo un paso…

Amazon

«Cariño, cuanto te odio» es de esos libros que sigues leyendo sin entender qué necesidad hay de seguirte torturando. El título ya no daba muchas esperanzas, ya pensabas que te ibas a topar con el clásico «los que se pelean se desean» y no te equivocabas.

Lo que me hizo sentir este libro fue profunda vergüenza ajena. No sé si recuerdo algún otro título que me haya hecho sentir tanta vergüenza ajena como este, seguro que si, pero no por los mismos motivos.

Tenemos a dos protagonistas que se odian. Son rivales en su trabajo ya que ocupan el mismo puesto con diferentes directores. La empresa es una editorial (como no) que se ha fusionado para sobrevivir y mientras ella es parte de la editorial sensible y lacrimógena, él forma parte de todo lo opuesto. Los dos son tan increíblemente buenos en sus trabajos que no sabes como no están ya dirigiendo su propia empresa.

La historia nos la cuenta desde el punto de vista de ella, estamos constantemente en su cabeza leyendo su obsesión por el chico. Controla las camisas que lleva y sabe de que color se vestirá cada día de la semana, sabe cuando apunta cosas en su agenda…

Y lo mejor de todo es que dice que el obsesionado es él, porque está segura de que todo lo que apunta en su agenda está relacionado con ella.

La escena del ascensor merece un punto y aparte. Los dos se quedan encerrados en un ascensor y él, de pronto, la acorrala contra la pared y la besa ¿perdona? Y ella, en lugar de denunciarle a la policía por acoso, empieza a enamorarse de él. Y la forma en la que lo describe es especialmente horrible.

Básicamente él, un potencial acosador, se convierte en un trozo de carne del que solo importan sus músculos y lo bueno que está. Pero antes de que la acorrale en el ascensor no lo había notado, porque entonces se odiaban. Entonces vamos asistiendo a un patetismo tras otro hasta que los dos personajes terminan juntos porque estaba escrito.

¿Machista? Muchísimo, que esté escrito desde el punto de vista de ella no significa que no sea machista. Incluso cuando él se convierte ante nuestros ojos en un trozo de carne. Porque todo el mundo de ella gira a su alrededor, cuando se odiaban y cuando dejan de odiarse.

Los jueguecitos tontos de «yo voy a ganar» son demasiado patéticos para ser ciertos. Ellos se deben cosas, cuando se odian y cuando no y el objetivo de ella es sacarle a él una sonrisa.

Es que de verdad… la vergüenza ajena que produce este libro es difícil de describir con palabras.

Pero si me ha inspirado para una cosa: vídeo sobre libros que dan vergüenza ajena. Lo triste es que la mayoría son de la misma temática…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: