Los ritos del agua

Autor: Eva García Sáenz de Urturi

Nº de páginas: 448

Editorial: Planeta

Sinopsis:

Déjate atrapar por la esperada segunda partede la trilogía La ciudad blanca

Ana Belén Liaño, la primera novia de Kraken, aparece asesinada. La mujer estaba embarazada y fue ejecutada según un ritual de hace 2600 años: quemada, colgada y sumergida en un caldero de la Edad del Bronce.
1992. Unai y sus tres mejores amigos trabajan en la reconstrucción de un poblado cántabro. Allí conocen a una enigmática dibujante de cómics, a la que los cuatro consideran su primer amor.
2016. Kraken debe detener a un asesino que imita los Ritos del Agua en lugares sagrados del País Vasco y Cantabria cuyas víctimas son personas que esperan un hijo. La subcomisaria Díaz de Salvatierra está embarazada, pero sobre la paternidad se cierne una duda de terribles consecuencias. Si Kraken es el padre, se convertirá en uno más de la lista de amenazados por los Ritos del Agua.

Amazon

Hace poco subí un vídeo sobre libros populares que no me gustan y sabéis que mi ganador absoluto iba a ser El silencio de la ciudad blanca, porque no podía ser de otra manera… así que en los comentarios, y como os van las reseñas haters, bastante gente me animó a que continuara la trilogía porque querían saber que pensaba de ella una vez tuviera una visión global. Y oye, era agosto, no es que tuviera mucho tiempo libre pero más del que estoy teniendo ahora, así que finalmente me animé con ellos ya que este al menos lo había comprado en el ipad antes de que se estropeara y antes de leer el otro (y conseguí arreglar el ipad solo para poder leerlo ahí y no en el móvil, así que de algo me sirvió el masoquismo).

Tengo que reconocer que el libro no está tan mal como el primero, que tampoco es que tenga mucho mérito porque el primero es muy, muy, muy malo, pero de haber sido este un libro único habría pasado sin pena ni gloria por mi vida. Eso si, con un protagonista insufrible, porque el nivel de estupidez del kraken continúa en este libro, en eso no decepciona.

Lo primero que llama la atención del libro es que tiene cierto problema con el tiempo. Lo dije hace poco en la reseña de Lo que no pude contarte, que también es uno de esos libros en los que el tiempo el relativo y ¿para qué vas a esforzarte en crear una línea temporal decente? Vamos a dejar que Elsa se teletransporte a su castillo… pues en este el kraken se teletransporta también a su castillo pero a la inversa aquí el tiempo se dilata de forma que un mes son meses o años.

Para empezar la nueva serie de asesinatos imposibles empieza solo dos o tres meses después de que hayan atrapado al primer asesino imposible, que casualidad ¿no? Sólo hace dos o tres meses que al kraken le han pegado el tiro en la cabeza del que sobrevive tan ancho pero sin poder hablar, y todos le echan en cara que hace meses que debería haber empezado el tratamiento para recuperar el habla ¿meses? ¿cuántos? Entre que sale del hospital y empieza a recuperarse en casa no hay tiempo material para que empiece ese tratamiento… que tienen más problemas con el tiempo que Once Upon a Time y ya es decir. Eso si, el tío está perfecto después del tiro en la cabeza y sigue siendo el machote del norte que era, solo que el pobrecillo no puede hablar, pero como es el narrador, estamos en su cabeza y pensar si piensa (aunque no mucho), tenemos que aguantar sus lloriqueos y sus dramitas durante todo el libro.

En realidad el libro no es un libro de asesinatos, el anterior tampoco lo era, es un libro de los dramitas del kraken y su necesidad de atención. El perfilador inteligente de la policía que no reconocería al asesino ni aunque se lo plantaran delante… uy, espera, que es el segundo libro en el que se lo plantan delante y el tío no se entera, desde luego inteligencia no tiene mucha, no…

Todo el drama barato de la comisaria embarazada, el amor de su vida en diez minutos (recordemos, el tiempo no existe) y la amistad de sus dos mujeres floreros sacada de la manga porque las noches de hospital hablando del kraken unen mucho, en fin… que no sé si prefería que fuesen floreros o que ahora sean amigas del alma. Y es que el tío con todo lo del embarazo se pone intenso en plan telenovela venezolana, porque recordemos que ya perdió dos hijos antes, es que el pobre es un dramas.

¿Y lo del abuelo? Que pesados con lo de que el abuelo es inmortal… o ese empeño en que sea un personaje entrañable cuando no es más que un cliché del abuelo perfecto que todos deberíamos tener, porque si no has tenido un abuelo así, que cuida de ti porque te has quedado huérfano y hace botes de conserva, no sabes lo que es la vida. Es el abuelo supremo y el kraken se lo presta a todo el que no ha tenido un abuelo supremo como el suyo.

En fin, que el libro vuelve a ser un despropósito, que esta vez la parte de los crímenes no está mal del todo aunque vuelve a ser total y completamente predecible pero que con unos personajes que me caen mal por necesidad no se puede llegar a nada bueno. Me espera la tortura de la tercer parte, que ya me han dicho que es de traca, yo espero al abuelo convirtiéndose en el héroe supremo que los salva a todos porque de alguna parte le tienen que haber venido esos genes de protector del universo al kraken, de alguna parte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: