Naranja de sangre

Ayer se publicó esta novela que, igual que La danza de los tulipanes, he podido leer antes gracias a que la editorial me mandó ambas por sorpresa.

Cuando lo empecé pensé que no iba a gustarme ya que su protagonista me estaba recordando demasiado a la protagonista de La chica del tren y, si me seguís, sabéis que me pareció uno de los peores libros de ¿2015? ¿2016? y que no soporté a su protagonista porque iba todo el día borracha y drogada y vivía en una realidad alternativa.

¿Es esta protagonista así? Al principio lo parece, escapa de su realidad bebiendo después del trabajo pero no vive en esa realidad alternativa que vivía la protagonista de La chica del tren, ni tampoco se pone todo el tiempo excusas para hacer lo que hace. Y es que cuando conocemos un poco su entorno empezamos a entender por qué necesita escapar de la realidad en la que vive.

Ella es una abogada a la que le han ofrecido su primer caso de asesinato tras una carrera de éxito, en principio parece que el libro va a ir de eso, de resolver ese caso de asesinato, pero nada que ver con la realidad. Está casada con un terapeuta que se ha quedado sin trabajo y se siente inferior, así que tiene que tirar continuamente mierda sobre ella… eso ella no lo ve, claro, se siente la mayor mierda del universo, pero nosotros, como lectores, debemos verlo y, si no lo vemos, es porque quizá tenemos un problema.

Así que esa antipatía inicial por recordarme a la chica del tren se fue disipando y fui consciente de que el libro no iba del asesinato, iba de ella y de los paralelismos que tenía el asesinato con su propia vida. Puede que al principio parezca que es una irresponsable, que se pasa el día bebiendo alcohol y que no sabe lo que está haciendo con su propia vida pero pronto te das cuenta de que no todo es lo que parece y que ni los malos son tan malos, ni a lo mejor los buenos son tan buenos.

El libro engancha, engancha mucho, es de esos libros que me leí en una tarde cuando pensaba leer solo tres o cuatro capítulos. Se lee increíblemente rápido y no puedes soltarlo hasta que no lo terminas. Fue una suerte haberlo empezado pronto o hubiera sido de esos que termino de madrugada y sin dormir.

¿Vais a leerlo?

Coleccionista de muñecas, fotógrafa, adicta a los musicales, a Londres, a crear blogs, a twitter y últimamente también adicta a youtube.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: