No soy un monstruo

Autor: Carme Chaparro

Nº de páginas: 336

Editorial: Espasa

Sinopsis:

Si hay algo peor que una pesadilla es que esa pesadilla se repita. Y entre nuestros peores sueños, los de todos, pocos producen más angustia que un niño desaparezca sin dejar rastro.

Eso es precisamente lo que ocurre al principio de esta novela: en un centro comercial, en medio del bullicio de una tarde de compras, un depredador acecha, eligiendo la presa que está a punto de arrebatar. Esas pocas líneas, esos minutos de espera, serán los últimos instantes de paz para los protagonistas de una historia a la que los calificativos comunes, «trepidante», «imposible de soltar», «sorprendente», le quedan cortos, muy cortos.

Porque lo que hace Carme Chaparro en No soy un monstruo, su primera novela, es llevar al límite a sus personajes y a sus lectores. Y ni ellos ni nosotros saldremos indemnes de esta prueba. Compruébenlo.

Amazon

Este libro ha sido mi primera experiencia con un audiolibro y no será la última sólo porque pagué la suscripción y se me olvidó cancelar la renovación, así que me queda otro mes para tratar de seguir exprimiendo un poco la aplicación.

No fue una buena experiencia, pero no es el libro, es el audiolibro en general que no es para mí. Así que me arrepiento de haberlo descargado de la aplicación para probarlo porque sé que es un libro que hubiese disfrutado de haberlo leído de manera normal, porque la narradora del libro era horrible y parecía que estaba haciendo la lista de la compra cuando enumeraba heridas o se encontraban con algún muerto.

La historia comienza con la desaparición de un niño, una desaparición que recuerda mucho a la que pasó dos años antes y que provocó una ola de pánico, un caso sin resolver. El niño tiene las mismas características físicas que el anterior y el equipo de policías no puede dejar que esta vez el secuestrador, y probablemente asesino, de niños se les escape.

Así que el principio era interesante, pero la voz era tan monótona y le daba tan poco interés a la historia que era difícil no dormirse mientras lo estabas escuchando, pero al final, a base de subir la velocidad de lectura y terminar escuchando el libro con voz de pitufo, conseguí engancharme más o menos a la historia.

Tengo que decir que empezó a parecerme predecible sobre la mitad y estoy casi segura de que sobre el papel hubiera atado cabos antes porque esa señora que leía la lista de la compra no me dejaba concentrarme. Así que al final todo se resolvió tal como había previsto excepto una cosa, que no me terminó de convencer porque no encajaba con nada.

Ahora quiero leer la segunda parte, pero esta vez la leeré de verdad, no en audiolibro porque con un audiolibro como ese es imposible que puedas ser justo con la historia que acabas de escuchar, imposible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: