Treintañera (y a mucha honra)

Este es uno de esos libros perfectos para el verano, aunque ya no nos quede mucho. Es divertido, se lee del tirón y me recordó mucho a uno que leí el año pasado No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas. Es el mismo estilo de libro, para hacerte pasar un buen rato sin amargarte la vida, ni darte lecciones, puro entretenimiento.

La protagonista, Carlotta, anda un poco perdida en el mundo, pero no en plan víctima de la vida… sino de una forma en la que te tienes que reír porque parece que todo le sale mal. Su compañero de piso, escritor y guapo del que ella lleva colgada desde el momento en el que le vio entrar por la puerta.

Tenemos claro que la historia va a girar a su alrededor y los problemas que van a tener para estar juntos. Ella debe luchar contra su propia autoestima y él con lo de ser un chulo piscinas que no puede vivir sin meter un montón de chicas en su cama.

Además está la hermana de Carlotta, que es modelo porque se llevó toda la belleza de la familia y no duda en robarle a sus novios solo para demostrarle que está por encima. Y su madre, que si no recuerdo mal no trata de intentar emparejarla con vecinos porque quiere nietos en su vida.

Un libro que cumple perfectamente con su función de entretener y de dejarte desconectar. Eso si… si os gustan este tipo de libros no lo empecéis por la noche o corréis el riesgo de no cerrarlo hasta que lo terminéis de madrugada.

Coleccionista de muñecas, fotógrafa, adicta a los musicales, a Londres, a crear blogs, a twitter y últimamente también adicta a youtube.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.