Fifty shades of grey

Director: Sam Taylor-Johnson

Guión: Kelly Marcel (Novela: E.L. James)

Año: 2015

Sinopsis:

Cuando Anastasia Steele, una estudiante de Literatura de la Universidad de Washington (Seattle), recibe el encargo de entrevistar al popular y joven empresario Christian Grey, un millonario de 27 años, queda impresionada ante su extraordinario atractivo. La inexperta e inocente Ana intenta olvidarlo, pero no lo consigue. Cuando la pareja, por fin, inicia una apasionada relación, a Ana le sorprenden las peculiares prácticas eróticas de Grey, al tiempo que descubre los límites de sus más oscuros deseos. (FILMAFFINITY)

A esta película también se la podría llamar «¿Por qué he decidido ver esta mierda?». Y tengo suerte de que en las entradas de mi blog no le podáis dar a «no me gusta» porque, aunque no lo entiendo, esta aberración tiene fans.

Londres estuvo invadida por los carteles del señor Grey durante semanas. Salías a la calle y cualquier autobús con el que te cruzases tenía el famoso cartel mucho antes del estreno de la película. Si te tropezabas con los espacios de publicidad en las paradas de autobús o en la calle ahí estaba el cartelito de marras anunciando que se estrenaría el día de San Valentín. Lo curioso es que tras el estreno todo eso duró ¿cuánto? ¿dos semanas? Creo que decidieron quemar aquellos autobuses y fingir que aquello nunca había pasado… porque hubo películas que se estrenaron en la misma época y que todavía la semana pasada te podías encontrar sus carteles en los autobuses, pero del señor Grey ni rastro.

Así que aunque sabía que la iba a odiar, aunque sabía que nunca más podría mirar al actor con los mismos ojos y que me iba a enfadar puede que incluso más de lo que ya me enfadé con sus libros la vi… o algo así, porque confieso que me dormí a la mitad y que me desperté al final, me perdí toda la parte porno… que si la película es como los libros me debí perder la mitad de la película.

Es que a mí, como mujer, es una historia que me ofende, tanto esta mierda como la de los libros. Y no me ofende por la parte del sexo o el supuesto sadomasoquismo, que mucha gente es lo que dice «ay si, es que hay mucho sexo», me ofende la forma en la que él la trata y que disfracen eso de historia de amor. Es que me pone enferma como la controla, como no la deja tomar sus propias decisiones, como él decide que ella no es nada si él no está ahí para enseñarle como se tiene que vivir la vida y como ella acepta todo eso sin rechistar porque no puede creerse la suerte que tiene de que el chico guapo y millonario se haya fijado en alguien como ella.

Me revienta la forma en la que ese libro trata a las mujeres y me revienta aún más que lo haya escrito una mujer. No entiendo como alguien se pudo plantear llevar esa historia al cine para seguir contribuyendo a meter ideas equivocadas en la cabeza de las adolescentes.

Nadie debería querer un Christian Grey en su vida, ni pensar que eso es amor y que la historia es muy romántica. Porque nada más lejos de la realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: